Ayurveda. El arte de no enfermar

“En al año 300 a. C., el yogui hindú, maestro de los vedas, Patañjali, recopiló los llamados yoga Sutras y los clasificó en las ocho partes con los que se le ha conocido desde entonces. Por ello, es nombrado como el fundador del Yoga.”

Ayurveda. El arte de no enfermar. Y aunque parezca un tópico, es realmente el propósito principal. Su propio nombre Ayur-veda, es una palabra sánscrita que viene significar “el conocimiento de la larga vida”. Proviene de un compuesto de palabras sánscritas que hacen clara referencia a la duración de la vida y al estudio y conocimiento de aquello que a esa duración se refiere.

El Yoga vino de la mano de un gurú llamado Patañjali“Se desconoce históricamente quien era este maestro espiritual de la antigüedad con certeza. Pero sí que es cierto, que sea como sea, sentó las bases de las creencias yoguis y alentó a su estudio, a su práctica y al desarrollo de todas las ciencias espirituales afines que fueron desprendiéndose de sus pacíficas y maravillosas enseñanzas. De ellas, nació la medicina más antigua y más efectiva del mundo.
La medicina ayurvédica.”

Tiene semejanzas con la fitoterapia en el hecho de que la mayoría de sus remedios se basan en el conocimiento de las plantas. Pero su tratamiento difiere en el modo de practicarlo y la preparación mucho más dedicada de los compuestos.

Para los médicos ayurvédicos, esos compuestos y esencias han de incluirse también en una dieta alimenticia y un modo de vida muy concretos. Y orientados a una curación total. Primero del alma del paciente y segundo de su cuerpo.

Si el cuerpo entero y el alma están en equilibrio, sanarán las causas de la enfermedad y por tanto, sanará también la parte u organismo del cuerpo que está manifestando el problema.

Para los médicos ayurvedas, el modo de vida, el trabajo, la familia y las aficiones forman parte de este método de curación y en muchas ocasiones cambian radicalmente las costumbres del paciente como terapia para reestructurar el equilibrio. Y esa no es la única diferencia. Aunque las plantas sean la vía, el diagnóstico en sí mismo es el modo.

Se trabaja el Dosha o “principio metabólico” investigando y descubriendo cual es el biotipo concreto del paciente y tratándolo exclusivamente. No se le da un mismo compuesto curativo a dos personas que padecen la misma enfermedad, por ejemplo. Y eso es porque cada enfermedad se origina por una causa diferente y es la causa lo primero que ha de curarse. Y en eso, cada ser humano es un universo tan único como irrepetible.

De la medicina Ayurveda se dice que es la medicina, no sólo más antigua del mundo, sino la más complicada de conocer. Pues al disponer de tantos tratamientos personalizados, no se estudian o se memorizan las enfermedades en sí mismas. Más bien se estudian y se conocen los miles y miles de tipos de personalidades que hay en el mundo y cada una de ellas obedece a un modo de pensar y de curación No debería resultarnos tan extraño si pensamos que los sutras hindúes y orientales podrían llenar más estanterías ellos solos que todas las biblias del mundo juntas.

Los Vedas son ancestrales textos mitológicos de entre mediados y fines del II milenio a. C.En los cuatro Vedas -Rig, Sama, Iáshur y Átharva- que son ancestrales textos mitológicos de entre mediados y fines del II milenio a. C. no se menciona ningún tipo de medicina propiamente dicha. Más bien se contemplan lo que se llama las “14 oraciones para pedir a los dioses la curación”. Así que no es hasta aproximadamente el siglo VII a. C. cuando se comienzan a establecer ciertos cánones avanzados para la práctica del ayurveda.

Desde las más puras manifestaciones poéticas de Patañjali, hasta las ponderadas opiniones de Dhanu Antari, los sutras son de una belleza y profundidad médica apabullantes.

El Susruta samjitá, atribuido a Sushruta, en el siglo VI a. C., era una incipiente vademécum que ya describía 700 plantas medicinales. Y a diferencia de otras líneas de curación con plantas, contemplaba  también 64 modos de preparación de fuentes minerales y 57 preparaciones de origen animal.

Al igual que la acupuntura y la medicina tradicional de China, la medicina ayurvédica contempla con importancia los elementos naturales y su influencia y relación en la vida de los seres.

Los elementos “tierra, agua, fuego, aire y éter” pasaron también al Budismo y a la medicina tradicional tibetana, la cual es heredera directa de la medicina ayurvédica y no de la medicina china como algunos han pretendido creer.

Finalmente considero destacable anotar que los agradables masajes con aceites esenciales y minerales, son la guinda que decora el pastel de la medicina ayurvédica. Y que son más que beneficiosos por sí mismos. Prácticamente porque no tienen efectos secundarios de ninguna clase. Y como dije antes, es así por su preferencia en tratar el diagnóstico más que la enfermedad. Y por la visión global y totalmente personalizada del paciente.

El gobierno indio ha invertido millones para hospitales en occidente y convencer a la OMS de la importancia de la ayurveda“La medicina ayurvédica se practica de manera oficial en todo el mundo y es totalmente complementaria de la medicina occidental en muchos lugares. Por alguna razón, ha pasado al consciente colectivo social como una medicina de apoyo totalmente validada. Aunque vale decir que el gobierno indio ha invertido miles de millones en construir hospitales en occidente y convencer a la OMS de la importancia de la medicina ayurvédica para la humanidad.”

Hasta tal punto es esto, que ha sido reconocida por la misma organización mundial para la salud, como patrimonio y histórico y espiritual de la humanidad. Razón por la que ya sólo este punto merece la atención de un artículo en un blog de Periodismo Alternativo y humanista como este. No podía dejarlo pasar, sinceramente.

No puedo imaginar algo más acorde con el trascendentalismo, el humanismo, y el culto a la naturaleza misma que algo como el ayurveda. De hecho hay quien la llama “la medicina de los sanos“. Pues lo recomendable es practicarla estando sano. Esto es, llevar un vida equilibrada, meditar, hacer ejercicio regularmente, mantener una dieta lo más vegetariana y natural posible.

De tal manera, a la menor descompensación de nuestro cuerpo la solución siempre será más rápida, efectiva e inmediata. En fin, lo que toda la vida hemos llamado por aquí “más vale prevenir que curar“. Mira que es fácil. Y aún hay quien sigue maltratándose a sí mismo con una inconsciencia abrumadora.

 

 

 



Una entrevista de Universoianlints.com registrado en Creative Commons. Se exige citar fuente para reproducir total o parcialmente. Está prohibido alterar el texto o utilizarlo comercialmente sin permiso del autor. 
Licencia de Creative Commons
Ayurveda. El arte de no enfermar by Universo Ian Lints is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.universoianlints.com/ayurveda/.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://www.universoianlints.com