Connemara. El cielo en Irlanda

“Situada en la parte más occidental de la esmeralda isla de Irlanda, cada rincón es un misterio y una postal llena de magia y encanto. Es imposible contemplar la majestuosidad de sus fiordos, la magia de sus colinas y prados y no sentirse elevado hacia un plano superior de conciencia.”

Connemara es un verdadero Edén rebosante de vida en la Tierra. El cielo en Irlanda. Un jardín que agrupa tantos paisajes e historias distintas que hacen de ello un lugar único en su género. Y es que dicen los irlandeses, con gran acierto, que su isla es la tierra de Dios. Y para ser sincero, después de conocer Connemara queda demostrado que debe de ser cierto.

Vale, seguro que no soy imparcial. El espíritu tira mucho. Y el mío posee un 50% de genes irlandeses que anhelan verde y cultura celta sin remisión. Pero para ser sincero, mi otra mitad es de aquí. Y aunque me encanta nuestro maravilloso país, admito que el tipo de llamada es diferente. Irlanda tiene algo mágico y místico. Algo misterioso que no tengo ni idea de donde procede en realidad. Quizá sea cosa de los druidas.

Galway es la puerta de entrada a Connemara. Una ciudad de cuento y armonía“Y para visitar Connemara es recomendable comenzar por hacer campamento base en la hermosa y pequeña ciudad de Galway. Cuna de músicos callejeros y universitarios de toda índole y procedencia. Ciudad donde podremos sumergirnos en rutas nocturnas por pubs de autenticidad irrefutable. O degustar algunos de los mejores restaurantes del país por precios totalmente asequibles.”

Hasta finalmente escaparnos a hacer unas rutas que nos harán experimentar el síndrome de Sthendal a cada nuevo viraje del camino.

Yo es que me iría tres meses a vivir su magia a tope. Pero si sólo tienes cinco o seis días, como suele ser lo habitual,  haz planes. Reserva sí o sí un día en las impresionantes islas de Aran. Pierde el aliento visitando acantilados inalterados durante miles años. Sintiendo un suelo milenario bajo tus pies y el cambiante tiempo que tan pronto te empapa en un aguacero, como acaricia tu cara suavemente con una brisa dulce y amable. Como en un baño de impresión veraniego, tu excursión será un sueño hecho realidad.

Como en un cuento ancestral, todo parece como un compendio de pequeños retazos de otros lugares maravillosos. Otrora un místico haz de la luz de Noruega. Seguido por un sublime verde de Escocia. Un silencio calmado de campiña inglesa. La vida y color de la Bretaña francesa. Y un sabor marinero que parece querer tocar con los dedos las costas de la bella Galicia.

Una mañana en las costas de Galway, visitando sus inacabables iglesias. La maravillosa e imponente catedral de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro; solitaria y vigilante en la parte oriental de la ciudad. O disfrutar en la época, la bajada de los salmones por el frío y taimado río en los postreros días de Mayo.

La abadía de Kylemore es un lugar de leyenda y magia“Aunque pueda parecerte muy turístico, haz una visita a la abadía de Kylemore. Nada en irlanda es casual y lo que en otro país sería turismo de entretenimiento, aquí tiene siempre un trasfondo profundo. Te maravillarás escuchando y conociendo a fondo la historia de amor más grande jamás contada acerca de Henry Mitchell y su amada Margaret. Porque la abadía, no siempre fue una abadía. Algo muy irlandés por cierto.”

Pero tanta belleza no está exenta de su algarabía y algún que otro exceso. A diferencia de los nórdicos, los irlandeses son dados a abusar muchas veces de las alegrías del acohol. Lo cual tiene su lado bueno en los animados pubs y locales donde siempre hay música en directo y tarde o temprano acabarás haciendo amigos sin importar tu credo, procedencia o cultura.

Pero por otra parte, es uno de los países donde los problemas relacionados con la bebida son mayores. La tasa de alcoholismo es igual o superior a la de los países mediterráneos y solo salvan ese handicap con su habitual buen humor que le quita hierro a un asunto que, guste o no, está muy presente en la sociedad irlandesa.

Connemara tiene paisajes que son un verdadero cuento de hadas“Junto con Killarney, en el suroeste de la isla, Connemara es uno de los parajes más buscados para rodar películas, videoclips y series internacionales de todo tipo. Sus interminables praderas, colinas y vistas. Sus cielos nublados y su verde permanente -junto con el misticismo rural de su herencia cultural y arquitectónica- la hacen el lugar idóneo para ello.”

De Killarney y Kerry hablaré otro día en nuestro pequeño rincón de viajes y Periodismo Alternativo y humanista. Porque merece un capítulo propio. Pero cabe decir que toda Irlanda una tierra inacabable. Pequeña y con un corazón gigante. Donde cualquier viajero es recibido amablemente, con una serena sonrisa.

Casi como queriendo desbancarse de la sobriedad y altanería de sus primos británicos. Como diciéndonos; aquí vais a encontrar el alma de un pueblo, aquí veréis que Irlanda no es sino Irlanda. Olvidar a quienes nos rigieron, quienes nos obligaron a ser diferentes. Descubrir que ésta es, y de verdad, la isla de Dios.

Recomendable: Pernoctar en Galway unos días o incluso viajar directamente desde el aeropuerto de Dublin. Partir las vacaciones entre Dublin y Galway es muy cansado. Deja Dublin para otro año!

Imperdible: Un viaje de un día a las Islas de Arán (Abrigarse bien)

De visita obligada: Viaje a Connemara, Abadía y villa de Cong, fiordo de Killary y castillo de Kylemore (una joya)

Interesante: Ruta de pubs nocturnos y música en vivo en Galway

Pernoctar: Los Bed & Breakfast están mejor de lo que piensas y el personal acostumbra a ser muy atento.

Comer: Evita los pubs, son demasiado británicos en cuanto a la comida. Los restaurantes son auténticamente irlandeses y aunque son un poquito más caros (tampoco nada impagable) se nota la terrible diferencia entre la comida de herencia británica y la puramente irlandesa. Esta última es concienzuda y sabrosa.

Un consejo: Las excursiones para turistas son en inglés exclusivamente. Aunque se esforzarán para que les entiendas y harán todo lo posible por ayudarte, es mejor que vayas preparado. Lleva por lo menos un diccionario. Olvídate de Inglaterra. Irlanda es otro planeta. Déjate seducir.

 

 

 


L



Un artículo de Universoianlints.com registrado en Creative Commons. Se exige citar fuente para reproducir total o parcialmente. Está prohibido alterar el texto o utilizarlo comercialmente sin permiso del autor.
Licencia de Creative Commons
Connemara. El cielo en Irlanda by Universo Ian Lints is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.universoianlints.com/connemara/.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://www.universoianlints.com