Cromoterapia. Dale color al dolor ☯

“El tratamiento del dolor a través de los colores comienza hoy en día a estar más presente que unos años atrás. Se podría decir, que la mayor parte de las medicinas alternativas, que antaño eran tratadas como opciones paralelas y que se hacían más unidas al mundo del esoterismo que al mundo médico, han dado por fin un giro.”

Y es en ese giro donde hallamos la Cromoterapia. Así que dale color al dolor. Porque por fin es una terapia encaminada hacia el lugar que le corresponde. Cuando cada vez son menos los que se atreven a discutir que estas otras formas de medicina, en su mayoría heredadas de los conocimientos tradicionales, pertenecen al mundo médico tanto como los métodos contemporáneos.

Medicina tradicional china“Desde hace escasos años, la medicina tradicional china, entre otras, es aceptada en las universidades de todo el mundo como una carrera no complementaria. Y de doctorado obligatorio, como cualquier otra carrera pertinente.Así pues, la Cromoterapia, junto con la fitoterapia y la acupuntura son, hoy en día -y después de una ardua lucha para demostrarlo- medicinas posicionadas.”

Y por fin totalmente desvinculadas del mundo del ocultismo y la superstición en la que se las situó entre la edad media y el nacimiento de la ciencia moderna. Codeándose finalmente con la fisioterapia, la psicología o la medicina convencional.

Se podría decir, que el ser humano sigue avanzando plausiblemente al encuentro de su lugar en el cosmos. Y que su avance está marcado por la aceptación y la renovación de ciertos valores ancestrales. Muchos de los cuales fueron desbancados entre los siglos XVII y XVIII en pos de los conocimientos mecanicistas y las teorías puramente Darwinianas.

Sin caer en los tópicos de las creencias tribales religiosas, las aportaciones que la ciencia y lo tradicional se hacen entre sí, enriquecen extraordinariamente el mundo del conocimiento. Y abren nuevas y continuas expectativas hacia la evolución humana.

El tratamiento con colores, es decir la cromoterapia, es una de esos conocimientos tradicionales que durante años se mezcló en el saco del pseudo ocultismo y se vio obligado a convivir fuera de la ley como un proscrito. En los últimos años, con el resurgir de la cultura india, y también la expansión política de China, la apertura oficial de centros de medicina tradicional en las principales universidades de Europa es un hecho.

La cromoterapia ha vuelto a resurgir de sus cenizas y se ha unido al conocimiento mecanicista médico en un claro intento de ampliar horizontes y trabajar más ampliamente en la salud de los seres humanos.

Al igual que la acupuntura, la cromoterapia basa su razón científica en la existencia de una energía física que rige toda la vida. Y cuyos cambios producen un efecto energético que se guía por el color, precedido en todo momento por la fuerza equilibradora del Yin y el Yang. Los polos opuestos pero inseparables de las energías femenina y masculina.

La energía del Chi rige el Universo“Estos dos polos, según la filosofía china, necesitan complementarse buscando el equilibrio entre ambas. Por lo que cada vez que nos encontramos ante un desequilibrio causado por factores externos, comprobamos que estas dos fuerzas comienzan a trabajar automáticamente para reparar la descompensación. La compensación daría lugar a la energía única y absoluta conocida como el Chi, en medicina oriental. O el camino del Tao en su filosofía.”

El Chi, como energía física que es, está representado por cinco colores básicos que se encuentran unidos a los elementos. En el cuerpo de los seres vivos, estos colores irían proporcionalmente paralelos a los principales órganos del cuerpo y serían claves para el mantenimiento de la vida.

Las líneas energéticas que unirían estos colores con los órganos corporales serían los llamados, también en la acupuntura, meridianos. Cada meridiano pues, uniría el órgano mediante un filamento de energía. Siendo el órgano en sí mismo otra forma -aunque más definida- de energía.

Cómo combatir los desequilibrios de estas dos fuerzas es sólo importante en la medicina tradicional china si sabemos porqué debemos combatirlos.

Para esto, tanto la acupuntura y la fitoterapia como la propia cromoterapia, se basan en las reglas energéticas universales de la medicina general oriental. Su utilización va desde simple armonía en la decoración, utilizar el color en el baño o ducha, o incluso hasta armonizar las comidas siguiendo la pauta del color.

Para comprenderlo bien, hemos de hacer Periodismo Alternativo a través del tiempo y realizar un pequeño viaje por la historia. Retroceder hasta unos 5000 años antes del nacimiento de Cristo y situarnos a orillas del Yangtze donde en la corte del rey Jing, los médicos reales ya estudiaban las energías y practicaban complicadas operaciones mediante técnicas de acupuntura. Estos médicos asignaron a cada elemento principal una de las dos fuentes energéticas del Yin y el Yang y los catalogaron.

En las fuerzas Yin, nos encontraríamos que el primer grupo de energías universales estarían compuestos por el calor y la sequedad. A su vez subdivididos en internos y externos. Mientras en el grupo de la fuerza Yang, las energías universales estarían compuestas por el frío y la humedad.

El poder de los colores“La absorción de estos elementos externos, serían las acumulaciones de energías que nuestro cuerpo adquiere, transformándolas según sea necesario. Estos elementos son conocidos como el grano que alimenta el cuerpo o la savia de vida. Y según la medicina tradicional china pueden introducirse en el cuerpo mediante los alimentos o bien mediante factores ambientales a través de la epidermis.”

Los principales elementos que el médico cromoterapeuta utilizará dependiendo del caso presentado por el paciente serán los principales elementos naturales anteriormente mencionados, aunque en muchas ocasiones se apoyará en otros elementos como el agua pura, los aceites y alguna clase determinada de alimentos no procesados.

Estas sustancias se introducen en diferentes recipientes médicos de cristal de color y se exponen por un tiempo determinado a la luz del sol. Dependiendo de la sustancia en concreto, el tiempo de exposición será mayor o menor e influirá en el tratamiento.

Elementos como la humedad o el aire serán ingeridos por los aparatos respiratorios. Los alimentos según el caso particular. Y los elementos de luz se aplicarán directamente sobre los mencionados meridianos. Estos deberán alternarse dependiendo del diagnóstico a tratar. Pero todos ellos -inclusive la luz- necesitan al igual que los elementos de la medicina convencional, una dosis concreta y cuidadosamente definida.

Las dosis que se deban ingerir, en el caso de los alimentos, o bien exponer, en el caso de la luz, deberán variar según el tratamiento. No es lo mismo tratar a un adulto que a un niño. Ni a una embarazada que a una adolescente. O a una persona nerviosa que a otra de carácter calmado.

Por otra parte, los tratamientos deben ser diarios y progresivos, ya que los resultados empiezan a actuar al cabo de unos cuatro o cinco días de continuidad, tras lo cuales deben de notarse los primeros efectos.

También aquí como en cualquier medicina seria que se precie, se pueden producir ciertos efectos secundarios si los tratamientos no los realiza un verdadero especialista. En ocasiones se han encontrado casos de empeoramiento de algunas enfermedades al no ser estas tratadas como corresponde.

La Cromoterapia es una medicina. Alternativa. Tradicional. Natural. Pero una medicina, no una mancia. Deja de hacer caso a los briconsejos del YouTuber de turno y acude a un verdadero especialista. A ser posible, que posea también titulación en medicina convencional. Los hay. Muchos y muy buenos.

La cromoterapia como terapia alternativa“Vale. Que sí. Es obvio que estos efectos de sobredosis de la cromoterapia no serán nunca igual de crontaindicados como los de una medicina o un medicamento químico. Pero no obstante, insisto en la advertencia de dirigirnos siempre a consultas de terapeutas reglados y con los conocimientos adquiridos en un centro académico reglado.”

Ya que de lo contrario, lejos de arreglar nuestro problema podríamos caer en la suerte de empeorarlo con el otro problema que nos causa el bolsillo vacío y la dignidad herida.

Ser trascendentalista. Tener una espiritualidad latente y vivir cada día desde la visión del trascendentalismo, no implica obviar lo obvio. Ni pretender vivir en un lugar irreal negando el mundo que nos rodea. Porque no estamos aquí para ignorarlo. Si no para mejorarlo. Para tomar lo que nos da y elevarlo. Para darle color al dolor y lo que se tercie. Porque como acertadamente dijo el poeta Paul Éluard: Hay otros mundos, sí. Pero están en este.

 

 

 



Un artículo de Universoianlints.com registrado en Creative Commons. Se exige citar fuente para reproducir total o parcialmente. Está prohibido alterar el texto o utilizarlo comercialmente sin permiso del autor.
Licencia de Creative Commons
Cromoterapia. Dale color al dolor by Universo Ian Lints is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.universoianlints.com/cromoterapia/.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https:/www.universoianlints.com