Luxemburgo. Todo un cuento de hadas

“Pequeño. Con apenas medio millón de habitantes. Podría ser poco más que una región autónoma cómo muchas otras. De las que a lo largo del tiempo han ido anexionándose a países mayores tras cambios de gobiernos, guerras, invasiones y demás vicisitudes acontecidas en la vieja Europa.”

Pero Luxemburgo presume de ser todo un cuento de hadas. Orgullosos y capaces, los luxemburgueses han sabido mantener el sueño de su independencia a través de los siglos. Una de las monarquías más antiguas avalan un estatus de autonomía y poderío económico como ducado. Después de haber sido vasallaje de Francia y España y como el resto de Europa, haber sido anexionado a la Alemania nazi en la segunda guerra mundial.

Los palacios de Luxemburgo parecen salidos de un cuento de hadasLuxemburgo posee la magia de lo tradicional, un toque claramente burgués y una modernidad apabullante. Su arquitectura romántica, se entremezcla con un cierto toque de futurismo que hace de la capital del pequeño estado, una joya única en su género. No en vano, muchos de sus palacios clásicos han sido copiados al milímetro en algunas ciudades de Asia, como ejemplo de riqueza arquitectónica, elegante y señorial.”

La magia del Paseo Wenzel, donde se respira el paso tranquilo del tiempo, con el templado rumor del río y la ciudad abriéndose a ambos lados. La renacentista Catedral de Notredame, ostenta el título de ser de las mejor conservadas de Europa y en su interior se encuentra el Panteón Ducal, que es en sí misma una pequeña obra maestra de la arquitectura funeraria.

Luxemburgo es una ciudad muy verde, limpia y ordenada. El carácter de sus gentes es afable pero moderado. Y destaca el curioso crisol de culturas que se dan cita en él. Franceses, alemanes, belgas, españoles… Muchos tienen allí su lugar de trabajo. Aunque residan en algún otro país de la comunidad, como la cercana Francia o Bélgica.

Ese orden y respeto mutuo es algo que podemos comprobar en el famoso Cementerio Americano. A unos seis kilómetros al este de la ciudad, este cementerio es el descanso eterno del mismísimo General Patton.Y el de miles de jóvenes soldados aliados que murieron en la segunda guerra mundial en su lucha por la libertad y que jamás pudieron ser repatriados a su país para ser enterrados. El homenaje es uno de los cementerios más bellos del planeta.

El Palacio Ducal, en la parte antigua de la ciudad, sigue siendo la residencia de los gobernantes del país y es uno de los castillos que no podemos dejar de visitar. A medio camino entre el estilo renacentista y ciertos aires bizantinos, es de visita obligada. La Chemin de la Corniche es un paseo digno de ser recorrido, contemplado y vivido.

Si algo tiene Luxemburgo, es la capacidad de reunir tal cantidad de encantos siendo una extensión de apenas dos mil quinientos kilómetros.

Campos vinícolas como el del Valle de Moselle con un microclima sorprendente que da lugar a unos caldos apreciadísimos. Echternach, al noreste del país, es un escenario natural perfectamente explotado sin alterar para nada su esencia natural. La ruta de los castillos, del que destaca Clervaux, es una tranquila e interesante excursión.

Pocos países pueden enorgullecerse de dedicar una calle al rock & roll“Pocos países pueden enorgullecerse de dedicar una calle al rock & roll. Así que deslizarnos por allá y finalizar nuestro viaje con una visita gastronómica nos descubrirá la mezcla de sabores tan típica del país. Desconocida por ser un país tan pequeño, es sin embargo una cocina excepcional. Cara. Pero digna de probarse. Recuerda bastante a la cocina belga. Pero se fusiona con desteza a medio camino entre la elegancia francesa (cordon bleu, paté) el buen rollo italiano (pasta, carpaccios) y la consistencia centroeuropea (guisos como el sorprendente Kuddelfleck).”

La parte antigua de la ciudad es la que tiene mejor fama restauradora, pero los menos tradicionalistas, podrán degustar los sabores más actuales y de autor en lugares como el famoso Thai Celadon, por ejemplo. Al igual que su historia, gentes y tradiciones, Luxemburgo bebe de fuentes muy diversas.

De la misma manera que que Suiza o Mónaco, Luxemburgo es uno de esos micro estados que se benefician de poseer un nivel de vida considerablemente alto.  Por esa razón, el alojamiento y la restauración son igualmente caras. Pero auténticos linces para atraer turismo, ofrecen la alternativa barata de los famosos albergues. Y también existe la posibilidad de alojarse en alguno de los pueblitos colindantes de Francia o Bélgica, que siempre pueden salir más baratos.

Recomendable: La moneda oficial también es el euro, pero es recomendable viajar con dinero pues las comisiones bancarias son un poco altas. Catalunya Caixa y BBVA tienen oficinas allí.

Imperdible: No haber dado un paseo por Wenzel es casi cómo no haber visitado la ciudad de Luxemburgo. Además de ser una hermosa actividad, es tranquila y no demasiado larga. De hecho, la capital se recorre en poco más de una hora.

Interesante:  Este no serí un blog de Periodismo Alternativo y humanista si no te recomendase al menos una visita cultural importante. Así que considero que una visita al Cementerio Americano te resultará emotiva e interesante. Y permite conocer la posición del país en la segunda guerra mundial y cómo la familia real se opuso desde el primer momento al régimen alemán exiliándose voluntariamente en Canadá.

Si tienes tiempo: Haz una visita al Valle de Moselle, es un pequeño escenario natural único.

Un consejo: Apúntate a algunas visitas guiadas, están muy bien organizadas, pero piérdete un día a tu aire por las calles; Luxemburgo es muy segura y vale la pena mezclarse con sus habitantes y conocer el día a día de una ciudad a medio camino entre la modernidad y lo tradicional.

 

 

 





Un artículo de Universoianlints.com registrado en Creative Commons. Se exige citar fuente para reproducir total o parcialmente. Está prohibido alterar el texto o utilizarlo comercialmente sin permiso del autor.
Licencia de Creative Commons
Luxemburgo. Todo un cuento de hadas by Universo Ian Lints is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.universoianlints.com/luxemburgo/.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://www.universoianlints.com