Marte. El planeta rojo

“Como siempre, la inquietud humana necesita de nuevas fronteras. Después de pisar la luna, una mezcla de satisfacción y necesidad de nuevas fronteras quedó en los corazones de los seres humanos. Y ya desde ese mismo 20 de Julio del 69 se comenzó a soñar. ¿Si hemos podido poner un hombre en la luna?¿Hasta donde llegaremos?”

Marte. El planeta rojo, era el objeto de deseo de todos. Científicos, políticos, biólogos. Pero también soñadores trascendentalistas como nosotros. De los que en incontables películas, historias o comics, todos incluyeron Marte en sus creaciones de misterio e imaginación.

Marte toma su nombre del poderoso dios de la guerra romano“Y así hasta hoy, a tantas décadas de aquel día, donde estamos mucho más cerca de la conquista del planeta rojo. Si existe un lugar en el universo donde la similitud con el místico Dune de Frank Herbert
pueda ser más acertada, ese es nuestro vecino Marte.
Rojo y solemne, como lo fue su inspiración, el propio dios de la guerra de la cultura romana.”

Hablando en términos científicos tenemos toda la tecnología necesaria y los proyectos completamente desarrollados –tanto por empresas privadas como públicas- para llegar, modificar y conquistar Marte haciéndolo totalmente habitable para el hombre.

Lo único que nos separa de ello es un mero tema presupuestario. Algo que se supliría fácilmente (al igual que muchas crisis) si se prescindiera de la descabellada magnitud de presupuesto destinado a armamento de los países y se limpiara el mundo de corrupción política y empresarial.

Marte es el planeta más fácil de alcanzar desde nuestro mundo si hablamos de gasto energético y relación espacio-tiempo.

En apenas seis meses, una nave preparada llegaría al planeta rojo, mientras que actualmente, movernos hacia otras latitudes sería un viaje de varios años.

Además, las similitudes entre nuestro mundo y el mundo marciano son muy compatibles siempre que podamos modificar en cierta manera la atmósfera, a la que le falta muy poco para ser como la de nuestro planeta azul. De hecho, el día marciano es muy parecido al día de la Tierra, Su duración es de 24 horas 39 minutos y 35,244 segundos. Y su magnetismo podría hacer que las mareas -de haberlas- se comportasen de forma muy similar a las de aquí abajo.

La colonización de Marte podría ser un hecho antes de lo que imaginamos“La superficie de Marte tiene un área equivalente al 28,4 % de la de la Tierra. Su eje mantiene una inclinación que se diferencia en dos grados del de la Tierra. Lo cual aumenta la duración de los años doblándolos por la cantidad de días que tenemos en nuestro mundo. Es decir, mientras aquí vivimos un año, allí necesitaríamos dos para experimentar las estaciones climáticas clásicas –invierno, primavera, verano y otoño- muy similares a las nuestras.”

Durante años se ha buscado agua en cualquiera de sus formas mediante el estudio de los telescopios y las sondas allí enviadas. Estas sondas y robots exploradores –la primera avanzadilla de la invasión humana en el planeta rojo- han confirmado hace apenas unos pocos meses la presencia de agua en Marte.

Y al parecer, podría contener cantidades importantes de todos los elementos necesarios para la vida, aunque sus bajas temperaturas – entre menos 140ºC y más 17ºC- compliquen la estabilidad de la misma.

La ciencia ve con esperanza un futuro Marte en el que puedan establecerse colonias y comenzar la llamada “terraformación”

Aún así, el principal problema sigue siendo la atmósfera. Su presión es muy fuerte, la falta de oxigeno notable y sería necesaria una presurización para que un ser humano desprotegido no perdiese el conocimiento y le sobreviniese la muerte en menos de un minuto. Menudencias científicas que serían subsanadas con… ¡plantas!

Gigantescos invernaderos para proporcionar atmósfera a Marte“Gigantescos invernaderos para proporcionar atmósfera a Marte. Esa es la idea. Los científicos aseguran que poblar el planeta con plantas y árboles terrestres –capaces de sobrevivir perfectamente en las condiciones marcianas- podría dar frutos en menos de cincuenta años y permitir una terraformación considerable en el planeta.”

En doscientos años, medio Marte podría habitarse con la misma facilidad que habitamos nuestro mundo. Sí, es mucho tiempo para ti y para mí apreciado lector, pero apenas un instante en términos científicos. Y de hecho es ya un proyecto  desarrollado sobre el papel.

Parece sacado de una película de Matt damon, y casi dan ganas de criogenizarse a uno mismo para poder formar parte de semejante futuro. Ya que quizá ni tú ni yo llegaremos jamás a verlo.

Aunque lo bueno de este rincón de Periodismo Alternativo y humanista nada nos impide soñar con la ficción tantas veces soñada en los telefilmes de turno que nos presentan un Marte lleno de misterios y aventuras al más puro estilo Hollywood a la conquista del Oeste. Aunque este sea un Oeste muy, muy, muy lejano.

 

 

 



Un artículo de Universoianlints.com registrado en Creative Commons. Se exige citar fuente para reproducir total o parcialmente. Está prohibido alterar el texto o utilizarlo comercialmente sin permiso del autor.
Licencia de Creative Commons
Marte. El Planeta rojo by Universo Ian Lints is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.universoianlints.com/marte-el-planeta-rojo/.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https:/www.universoianlints.com