Meditaci贸n. Paz en el silencio

“Se practica desde hace miles de a帽os y casi todas las religiones tienen un modo o forma de acercarse a la atenci贸n interna y el control de la mente sobre los pensamientos como m茅todo de alcanzar un estado superior de conciencia.”

Meditaci贸n. Paz en el silencio. Los psic贸logos de los tiempos modernos la han desvinculado de las creencias religiosas, trascendentalistas y hasta meramente espirituales. Y han pretendido cambiarle el nombre por otros m谩s snob. Tales como el mindfulness o estado de conciencia plena.

Confucio fue un fil贸sofo que abraz贸 diferentes filosof铆as “Pero se le ponga el nombre que se le quiera poner, la raz贸n b谩sica y sus beneficios son siempre los mismos y en todo caso te acercar谩n, sino a Dios o a tu alma universal, s铆 al silencio interior de tu propia mente, donde encontrar谩s muchas de las respuestas que te haces en la vida. Y es que como dec铆a el gran fil贸sofo chino Confucio; El silencio es el 煤nico amigo que jam谩s traiciona.”

En el cristianismo, meditaci贸n y contemplaci贸n van muy unidas y la intenci贸n final del estado meditativo es la fusi贸n con Dios. Aunque se diferencia de la meditaci贸n oriental en que no utiliza t茅cnicas de concentraci贸n y respiraci贸n reguladas y creadas expresamente para tal fin.

En occidente, la descubrieron los monjes cartujos de la antiguedad. En sus monasterios de silencio, rodeados de naturaleza, en celdas aut贸nomas y con escaso contacto entre ellos a lo largo del d铆a. Fueron probablemente la congreaci贸n occidental que m谩s se acerc贸 en su d铆a a una pr谩ctica parecida a la de los monjes Zen. En la que ni siquiera las tan importantes t茅cnicas de concentraci贸n y respiraci贸n son ya tan importantes como el propio silencio en s铆 mismo.

La meditaci贸n oriental lleva siglos de verdadera ciencia humanista detr谩s. La han practicado, estudiado, experimentado e investigado miles de maestros de toda Asia a lo largo de siglos y siglos de atenci贸n, an谩lisis, prueba y error. Verdaderos psic贸logos de la historia antigua. Aut茅nticos doctores del trascendentalismo que prefirieron ser los bi贸logos del alma en lugar de las c茅lulas. Y mirar hacia el universo interior con la misma dedicaci贸n con la que un astr贸nomo mira hacia las estrellas y las estudia rigurosamente.

En definitiva, la meditaci贸n es una ciencia espiritual que hace que nos contemos verdad a nosotros mismos.

Los monjes Zen -la disciplina de meditaci贸n m谩s extendida en Jap贸n- llegan incluso a relegar el aspecto religioso a un segundo plano. Todo en pos de los beneficios de la pr谩ctica y la recerca del aislamiento. Por lo que la l铆nia que divide al monje, al fil贸sofo y al asceta agn贸stico es tan fina que resulta imperceptible.

Los Zen japoneses son budistas no dogm谩ticos descendientes de los monjes Chan de la antigua China. Y el budismo Chan a su vez -igualmente contemplativo per貌 m谩s religioso- es descendiente del budismo practicado en la India, de donde procede y de donde adapt贸 y asumi贸 la t茅cnica de la meditaci贸n.

La meditaci贸n y el budismo tibetano van de la manoPero donde la meditaci贸n alcanza su m谩xima expresi贸n religiosa y sobretodo esot茅rica es en el budismo tibetano. El tantrismo, una disciplina de la India que los tibetanos modelaron, adaptaron y renovaron hasta ser irreconocible. Utiliza la meditaci贸n como modo de llegar a la iluminaci贸n vali茅ndose de pr谩cticas esot茅ricas heredadas de las antiguas tradiciones cham谩nicas del Tibet m谩s oscuro y m谩gico.

Pr谩cticas estas, que fueron anexionadas y adaptadas de las pante铆stas creencias Bon, hacia el propio budismo. De forma parecida a como el cristianismo adapt贸 los dioses paganos a帽adi茅ndolos al santoral y festividades cat贸licas. Pero sin cortarle las alas. M谩s bien otorg谩ndoles un orden y y lugar en el complejo pante贸n de creencias que es el Tibet.

Toda esta integraci贸n, m谩s las continuas renovaciones de las diferentes y variadas escuelas budistas tibetanas, dieron lugar a un budismo 煤nico en el mundo. Aquel cuya pr谩ctica de la meditaci贸n es tan habitual y diaria como lo puede ser el imprescindible desayuno de la ma帽ana en cualquier casa de occidente.

Pero del Tibet y el budismo t谩ntrico hablar茅 en otra ocasi贸n. Ya que si hay algo en este blog de Periodismo Alternativo y humanista que me chifla, es el budismo tibetano. Esta vez voy a centrarme s贸lo en la meditaci贸n y sus beneficios.

La meditaci贸n es el arte de encontrar salud, mental, espiritual y corporal en el recogimiento interior. El control de la respiraci贸n y el equilibrio del pensamiento.

Lejos de la t铆pica idea occidental en la que muchos creen sobre 芦pensar en la luna禄, 芦dejar la mente en blanco禄 o 芦analizar situaciones禄, la meditaci贸n es la observaci贸n y contemplaci贸n de nuestra propia respiraci贸n. As铆 de simple. Y m谩s complicado de llevar a cabo de lo que pueda pensarse.

Y con ello, la liberaci贸n de nuestros pensamientos. Porque a煤n hay quien cree que debe eliminar los pensamientos de la ecuaci贸n para que funcione. Y resulta justo al rev茅s. Jam谩s llegar谩s a meditar correctamente si te esfuerzas continuamente en dejar tu mente totalmente en blanco. Semejante esfuerzo te aleja m谩s de la iluminaci贸n que acercate a ella.

Los maestros budistas mencionan un pasaje del Canon Pali en el que se dice que la mente es como un mono loco y que salta de 谩rbol en 谩rbol sin control. Alterando toda la selva con sus gritos y cambios dr谩sticos de direcci贸n. Y no ser谩 posible apaciguar al mono si lo intentas encerrar en una jaula para controlarlo. Tampoco servir谩 ignorarlo sin m谩s y dejar tu mente en blanco porque gritar谩 hasta desesperarte.

La 煤nica salida en este caso es no prestarle la atenci贸n que te p矛de. Dejar que haga lo que quiera y simplemente centrate en respirar lentamente hasta que el mono -que es tu mente- se vaya calmando por s铆 sola. As铆 funciona la conciencia.

La meditaci贸n es un regulador de toda la energ铆a del cuerpo y ayuda en la sanaci贸n del mismo“Los grandes sabios del Zen nos aconsejan dejar pasar los pensamientos por nuestra mente sin juzgarlos. Como si contempl谩semos las nubes. No nos enfadamos con ellas, no forzamos la vista para no verlas, ni tampoco la forzamos para que las nubes sigan all铆. Solo las miramos, sin sacar conlusiones, dej谩ndolas pasar.” Y esto, queridos lectores, no es precisamente f谩cil de hacer. Requiere entrenamiento, concentraci贸n y pr谩ctica. Mucha; much铆sima pr谩ctica.”

Al principio, el mono te har谩 saltar de un 谩rbol al otro porque es lo que est谩 acostumbrado a hacer. Si en tu meditaci贸n, tus pensamientos se empiezan a hacer una pel路l铆cula de Hollywood sin darte cuenta, ver谩s que el mono ya ha hecho de las suyas. No te preocupes, es lo normal. Vuelve a empezar.

Franz Kafka, el famoso fil贸sofo describ铆a as铆 la meditaci贸n: No hay necesidad de dejar la casa. Qu茅date sentado y escucha. Ni siquiera escuches, s贸lo espera. Ni siquiera esperes; qu茅date s贸lo, completamente quieto. El mundo se ofrecer谩 a s铆 mismo para ser desenmascarado; no puede no hacerlo, dar谩 vueltas en 茅xtasis a tus pies.

Puedes aprender a meditar meditar al estilo tradicional. En la posici贸n del loto. Con la columna recta y los ojos ni cerrados, ni abiertos, sino entretornados, como a punto de abrir. Pero tambi茅n puedes meditar sentado, con el cuerpo relajado y dej谩ndote llevar por la respiraci贸n. No te recomiendo meditar acostado, te dormir谩s con toda seguridad. Y dormir es genial, pero no es el tipo de meditaci贸n que andamos buscando.

Respira lentamente. C茅ntrate s贸lo en eso. Deja pasar los pensamientos como nubes. No los juzges. Ni te enfades con ellos. No los temas si son terribles y aparecen como demonios o asesinos que matan y mutilan. Pero tampoco te recrees en ellos si son hermosos o divertidos. O si se muestran como una vida de lujo y riqueza. No confundas meditaci贸n con visualizaci贸n.

Simplemente respira. Lentamente. Deja pasar los pensamientos. No te aferres a ellos. No dejes que las emociones se apropien de ellos. D茅jalos pasar como las peque帽as ondas del agua pasan al moverse sin que te causen impresi贸n de ninguna clase.

Diez o quince minutos diarios deber铆an ser suficientes para hacer que tu mente se centre y aprendas a tomar decisiones m谩s calmadas y claras.

Decisiones que por tanto, ser谩n mucho m谩s acertadas. Ser谩s mejor trabajador, mejor negociante, mejor conductor, mejor esposo o esposa, mejor tomando decisiones y mejor organizando tu vida. Porque el ritual de la meditaci贸n te har谩 m谩s organizado y eficaz.

Pero adem谩s, tu sistema inmunol贸gico se reforzar谩. Podr谩s alejar enfermedades de todo tipo de tu cuerpo. Tu vida ser谩 mejor, m谩s sana y de mayor calidad. Al controlar el cortisol de tus c茅lulas, dejar谩s de comer compulsivamente, bajar谩s los niveles de estr茅s y retrasar谩s el envejecimiento.

La meditaci贸n se practica tanto en el 谩mbito religioso como psicol贸gico y de sanaci贸n natural“Con el tiempo puedes ir alargando tus sesiones. Las puedes mezclar con la recitaci贸n de mantras. Yoga, Tai Chi, y artes marciales. Todo son posibilidades. Hasta que llegue el d铆a 驴quien sabe? Que como los grandes maestros, la meditaci贸n est茅 en cada acto de tu vida, y puedas estar meditando internamente (como los yoguis) mientras compras el pan, asistes a una reuni贸n o hablas con tu vecina pesada del quinto.”

En la entrevista que le hice hace unas semanas al maestro de Yoga y ex-monje budista occidental Ricard Rotllan, nos regala un buen ramillete de tips impagables para entender todo esto. Te recomiendo que le des una o varias lecturas. Vale cada palabra en oro.

 

 

 



Una entrevista de Universoianlints.com registrado en Creative Commons. Se exige citar fuente para reproducir total o parcialmente. Est谩 prohibido alterar el texto o utilizarlo comercialmente sin permiso del autor.聽
Licencia de Creative Commons
Meditaci贸n. Paz en el silencio by Universo Ian Lints is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.universoianlints.com/meditacion/.
Puede hallar permisos m谩s all谩 de los concedidos con esta licencia en https://www.universoianlints.com