Cambia tu perspectiva

Cuando cambias el modo en que ves las cosas, las cosas que ves, cambian“. Mi frase favorita. La leí muy joven en el libro “Tus zonas mágicas” de Wayne Dyer. Y cambió mi modo de ver el mundo.

No porque al cambiar tu modo de ver las cosas haya una especia de epifanía en tu vida que haga que todo ante tus ojos se convierta en realidad como por arte de magia. Sino porque tu propia condición humana, tu actitud ante la vida y tus acciones diarias, cambian.

El gran Wayne nunca quiso inmiscuirse demasiado en líneas neo-espirituales. Y aunque era un ferviente practicante de Yoga, y escribía sobre desarrollo personal y espiritualidad, seguía sin miedo a reconocerlo, las filosofías más tradicionales del espiritualismo.

Era un seguidor acérrimo del taoísmo, de Henry D. Thoreau, Maslow, el Dalai Lama, la madre Teresa y … San Francisco de Asis. A quien dedicó muchos de sus libros e incluso organizó varias expediciones a la ciudad de Asis, para inspirarse e inspirar a otros en la búsqueda de la felicidad y la paz.

Y también en eso he coincidido siempre con él. Los mismos libros, las mismas influencias. Y una tendencia a la espiritualidad filosófica sin aditivos “new age” ni misticismos esotéricos que sólo parecen apartarte de la sencillez de la existencia, en realidad.

Al igual que él, tampoco creo que cerrando los ojos y visualizando lo que queremos en la vida, todo vaya a cumplirse en la vida por arte de magia. Ni lo creo, ni lo predico. Como mucho, me serviría para vender más libros y en realidad estaría siendo deshonesto con todo lo que soy, siento y vivo diariamente.

Dejando de lado si existen leyes universales místicas que sirvan para atraer cosas o no a la vida. Lo que es cierto es que aunque esto fuese así, deberían -como explico en mi libro La Melodía de la vida– vibrar en armonía con las leyes físicas -también universales- de la gravedad, de la causa y efecto, de la acción. Y cualquier cosa que hagamos sin tener presentes esas otras leyes, no funcionará bajo ningún concepto. Es muy improbable que aparezca un número de lotería premiada en tu mesita de noche si no realizas primero la acción de ir a comprar el número. Causa/Efecto.

No es creer en cuentos de hadas lo que cambiará tu vida, sino despertar a una nueva conciencia en la que tus acciones dejen de enfocarse en cosas improductivas y empieces a dirigirlos hacia lo que realmente te va a a dar resultados.

Recuerda, si quieres, suscribirte a mis redes sociales, ver mis videos en YouTube, comentar y formar parte de esta tribu trascendentalista.
Para todo lo demás; también tienes mis libros
La melodía de la vidaEl Decálogo universal y mis sencillos pero profundamente humanos Cuentos del despertar. Te cambiarán la vida sin duda.