Tus propósitos para 2022

“Con el comienzo de cada nuevo año, la lista de propósitos de la mayoría de la gente que pululamos por el mundo es un ramillete de ideas dispersas e intenciones que campan a sus anchas y desordenadas por nuestras mentes. Ese desorden y el hecho de que sean ideas temporales en lugar de hábitos que han de quedarse para siempre, es el que hace que luego todo quede en agua de borrajas”.

Y es que tus propósitos para 2022 no habrían de ser eso para que realmente marcaran un antes y un después que fuese verdaderamente significativo en tu vida. Porque para ello habrían de pasar de “propósitos” a “determinaciones“. Lo cual semánticamente parece poco, pero a la hora de la verdad marca la diferencia.

La consecución de objetivos no carece de esfuerzo constante“Es decir, si me propongo comer mejor y estar delgado, pasará que tomaré carrerilla los primeros días y durante un tiempo más o menos relativo llevaré a la práctica una serie de decisiones para llevar a cabo ese propósito. Y pasará que a medio camino perderé fuelle. O que cuando consiga el propósito en sí pierda el interés por seguir adelante. O me confíe demasiado y baje la guardia demasiado pronto. Volviendo al mismo lugar en que me encontraba al principio de mi propósito.”

Esto lo experimentan cada año los gimnasios, las fruterías y las autoescuelas. Que ven como a las pocas semanas o meses, muchos de sus clientes dejan de aparecer y tanto empuje depositado al principio desaparece como por arte de birli y birloque.

No pasa así con una determinación. Porque la determinación no tiene meta. Es en sí misma una costumbre, un hábito. Y si decido determinarme a ser una persona delgada para siempre, asumiré que el sacrificio va a ser de por vida. Que el esfuerzo, el sacrificio y la pelea será para siempre. Y ya no miras hacia objetivos, sino hacia costumbres, hábitos y rutinas que asumirás que siempre van a ser así.

Es como volverse vegetariano. No te propones empezar a no comer carne y a ver que pasa. Salvo excepciones, la mayoría de los vegetarianos hacen el corte por lo sano y su vida da un giro de 180º. Asumiendo que eso será siempre así. Para toda la vida.

Una determinación es como una mancha de nacimiento. O como calzar el número 42. Asumes que eso es así. Es para siempre y que no vas a poder volver atrás porque sencillamente, no hay opción de hacerlo. Así que quemas todos los barcos y tu vida diaria empieza a convivir con ello. Te guste o no.

Puedes arrepentirte mil veces. Pero como has entrado en piloto automático, será muy difícil que dejes el hábito. De la misma manera que el que conduce un coche ya no es en realidad consciente de que como lo hace, tú estarás practicando tus buenos hábitos también de manera automática. Y te dará igual si ves resultados pronto, tarde o después. Porque no es un propósito en busca de resultados. Es una determinación que simple y llanamente harás sí o sí. Independientemente de su consecuencia y lo que tarde en manifestarse.

No te planteas que hay que conducir. Simplemente, lo haces.“Al igual que el que conduce, no sabrás si hoy habrá caravana. Si tendrás ganas o no de tomar el volante. De si el viaje de hoy será largo o corto. Sencillamente, conduces porque es lo que haces y no tienes más remedio. No te propones ir a trabajar en tu coche. Vas y lo haces porque estás determinado a hacerlo. Es tu hábito.”

Los mejores resultados en cualquier campo provienen de los hábitos. Los propósitos caen cuando cae la motivación. Mientras que cuando asumes un hábito lo mantienes independientemente de tu motivación.

Alguna gente con depresión continúa yendo al gimnasio día a día igualmente porque es lo que han hecho siempre. Ya ni siquiera piensan en que no tienen ganas. Lo hacen igual por mera costumbre.

Y lo bueno del deporte es que al practicarlo, esa misma depresión mejora en un alto porcentaje el estado anímico. Generando dopamina que produce cierta adicción que la memoria genética inconsciente guarda y asocia con el bienestar. De manera que, igual no son conscientes, pero su cerebro subconsciente ya les está empujando a seguir cada día con la práctica. Está determinado.

Wayne W. Dyer, en su libro El poder de la intención, ya diferencia a ésta de lo que es un mero propósito. En inglés, la palabra intención está realmente bien acertada. Pero aquí yo rebautizaría la palabra intención por “determinación”. Ya que en el idioma castellano creo se entiende mejor.

No se trata de algo que voy a hacer para cambiar mi vida. Se trata de algo que voy a “ser” para cambiar mi vida. Y hago de tripas corazón y acepto que eso va a ser así siempre.

Si fuese fumador y determino dejar de serlo, habré de pelear siempre contra la adicción. Hasta el fin de mis días. Llegará un momento que esa pelea sea automática e inconsciente en mi determinado cerebro. Pero la pelea estará siempre. Si acepto esto, entiendo que no voy a tener opción a dormirme nunca en los laureles.

Resistir y aceptar no es rendirse“Si quiero estar sano y delgado, haré deporte. Y aceptaré que voy a tener que fastidiarme muchas veces con frío y lluvia y seguir entrenando me guste o no en el gimnasio. “Esto no va a ser divertido. Pero lo voy a hacer igual porque estoy determinado“. Lo divertido vendrá cuando por estos cambios, yo me sienta de fábula y mi vida mejore tal como había previsto.”

Y así en todas las auto-promesas de nuevo año que nos hagamos. Determinación. Resistir y aceptar no es rendirse. Es navegar a pesar de las circunstancias.

No puedes plantar un huerto, hacer los surcos, prepararlo todo y a las tres semanas dejar de regar los tomates. Porque se te acabó el huerto. No. Asumes que vas a tener que levantarte muchas mañanas de invierno con frío y muchas de verano con calor asfixiante y regar aunque te reviente hacerlo. Pero eso sí, tendrás unos tomates que serán la envidia del barrio.

Por regla general, los propósitos de nuevo año siempre son áreas a mejorar de nuestra vida que no nos gustan. Dejar de fumar en el caso de algunos. Hacer más deporte en el caso de otros. Comer más sano, tomarse la vida con más calma, cambiar de trabajo, dedicar más tiempo a la familia, cuidarse más, meditar. O en mi caso, escribir más a menudo en este blog de Periodismo Alternativo y humanista… por ejemplo.

No va a ser fácil, y por lo tanto, no va a ser divertido. Al igual que no lo es pegarse una paliza escalando una montaña. Pero la vista final paga cada uno de los arañazos y golpes de roca que te has llevado subiéndola.

La determinación se enfoca en la constancia y el resultado final. Y como el huerto de antes, requiere atención constante. Asumir que eso va a ser así siempre.

No cometeré la torpeza de venirte con discursos positivistas. Porque como ya sabes, mi positivismo es realista. Tiendo mucho a seguir la filosofía moderada del gran maestro Eduard Punset. Ni voy a venderte las virtudes del empoderamiento que tan de moda está entre los coachers actuales.

Pero en la sumisión voluntaria y la aceptación de las dificultades que existen en pos de una vida mejor existe cierta motivación agridulce que funciona mejor incluso que el mejor discurso positivista del mundo. Y no es resignación ni conformismo. Es acatamiento, docilidad y finalmente determinación.

Si de hecho ¡Es lo que haces cada día y no te das cuenta! Estás en el bar y tu amigo te dice ¿Has ido a cambiar el carburador del coche como dijiste? Y respondes: ¡Que remedio. No hay más narices! Te toca un poco lo que no suena, pero había que hacerlo o el coche no funcionaba. Y gracias a eso aún tienes un coche que funciona. Has utilizado el poder de la determinación. Un poco a disgusto, vale ¿pero te ha funcionado no? Pues eso es lo que cuenta.

Si aplicas esto a todos esos propósitos de año nuevo e intentas -al menos un poquito- que no sea a disgusto como lo del coche, avanzarás de manera increíble hacia la vida que deseas. Si ha de funcionar igual, al menos que sea con buen humor.

¿Creo que debo alimentarme mejor? Vaya rollo, pero ¡no hay más narices! ¿Ya no tengo tantas ganas de ir al gimnasio como cuando me apunté? Pues sí, pero ¡no hay más narices!.

La determinación va asociada al esfuerzo, la constancia, los hábitos, la rutina y todas esas cosas que no nos gustan demasiado a los seres humanos. Pero que nos producen tan buenos resultados.

Ponle determinación a tu vida y no habrá margen de error. Incluso en los momentos más caóticos, tus hábitos seguirán estando ahí.

Hemos oido infinidad de historias de parejas en las que uno de ellos ha fallecido, y de manera inconsciente, el que queda un día puso la mesa para dos de manera automática sin caer en la cuenta. Hábitos.

La determinación es un propósito que ha de realizarse sí o sí, siempre“El cerebro está determinado a seguir haciendo lo que hacía. ¿Y cuantas veces te has equivocado de camino a casa las primeras semanas de mudarte de piso y te volvías al antiguo? Hábitos. Has aceptado que eso es así. Ni te gusta ni te disgusta. Está ahí, como una orden automática en un cerebro electrónico.”

Así que si deseas comenzar el año llevando a cabo esos propósitos de mejora que te has prometido cumplir, olvida las promesas y enfócate en la determinación. Eso va a ser así ya siempre. Porque no es el año lo que cambia. Eres tú. Y el cambio implica disfrutar lo divertido y soportar lo tedioso.

Cuando aceptas eso, todo se vuelve armonioso. Ya no te influirá el clima, el aburrimiento, el trabajo ni nada en tus propósitos. Porque ahora será una determinación. Es algo que hay que hacer sí o sí. Como limpiar la cafetera si al día siguiente quieres más café. Te guste o no. Salga el agua fría o caliente del grifo, la lavas y preparas café. ¡No hay más narices!

 

 

 



Un artículo de Universoianlints.com registrado en Creative Commons. Se exige citar fuente para reproducir total o parcialmente. Está prohibido alterar el texto o utilizarlo comercialmente sin permiso del autor.
Licencia de Creative Commons
Tus propósitos para 2022 by Universo Ian Lints is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.universoianlints.com/propositos/ .
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https:/www.universoianlints.com