Tiranosaurio Rex. El malote de la pel铆cula 馃

“Hace un tiempo saltaba a la prensa especializada. Al parecer, la agresividad extrema del famoso T-Rex por encima de otras especias de dinosaurios, era debido a los terribles padecimientos que experimentaba por culpa de la enfermedad de 鈥渓a gota鈥. O lo que es lo mismo, el colesterol del malo.”

El Tiranosaurio Rex es siempre el recurso perfecto cuando se trata de que el malote de la pel铆cula se lleve las culpas en cualquier superproducci贸n de Hollywood. Pero lo que olvidan los superproductores cinematogr谩ficos, es que en una 茅poca salvaje como la que le toc贸 vivir alT. Rex, m谩s que una simple m谩quina asesina, este imponente dinosaurio era en realidad una m谩quina de supervivencia.

“El lagarto tirano, como tambi茅n se le apoda, es un g茅nero bastante amplio dentro de la especie llamada 鈥渢er贸poda鈥. El cual habit贸 gran parte del planeta hace hoy unos 65 millones de a帽os. Concretamente hacia finales del periodo cret谩cico.
El rey de estos saurios primitivos habitaba a sus anchas toda la zona de lo que hoy es Am茅rica del norte .”

Esta bestia del pasado era b铆pedo y por supuesto carn铆voro. Sus miembros superiores, a modo de primitivas manos eran sorprendentemente desproporcionados en relaci贸n al resto del cuerpo. Peque帽os y poco pr谩cticos, resultaban sin embargo de una fuerza bruta tambi茅n desproporcionada para su tama帽o.

El terrible Rex Llegaba a alcanzar 鈥搒eg煤n estudios arqueol贸gicos- hasta 12 metros de largo y hasta cuatro de altura con un peso de inclusive diez toneladas en los ejemplares adultos. Una verdadera m谩quina de cazar cuyo triunfo sobre otros tiranos谩uridos es una prueba fehaciente del 茅xito de la evoluci贸n reptiliana.

Se presume que fue uno de los m谩s grandes carn铆voros que haya pisado jam谩s la faz de la tierra. Precisamente un reciente estudio sobre ciertos restos encontrados en Am茅rica datan un ejemplar de nada menos que 12鈥8 metros de largo por 4 de altura. Un animal que deb铆a tranquilamente pesar sobre las 7 toneladas.

Y sin embargo, no es el Rex el ter贸podo m谩s grande del que se conoce existencia. Aunque no tan agresivo, el Gigantosaurus del cret谩cico le supera en tama帽o y peso. Pero los escasos f贸siles y menor conocimiento de sus costumbres, lo han relegado a un segundo plano en beneficio del rey de los tyranos.

“En la actualidad se estudian treinta restos f贸siles de estos animales que se contaban por miles en la era cret谩cica. Se discute si su alimentaci贸n era b谩sicamente la de un predador o la de un carro帽ero. En otras palabras, no se tiene muy claro entre la comunidad cient铆fica si era un dinosaurio-le贸n o un dinosaurio-hiena, para intentar aclarar de manera sencilla el concepto.”

Lo que s铆 ha sido demostrado es que su dieta, abundante en carne, le produc铆a unos niveles elevad铆simos de colesterol y se tornaba en un car谩cter todav铆a m谩s agresivo a煤n si cabe, que el de sus cong茅neres reptiles.

Si a esa dieta totalmente carn铆vora se le suma una predisponibilidad gen茅tica a digerir los alimentos mal, causaban s铆ntomas que desencadenaban su famosa ferocidad.

Uno de los detalles que destaca del Rex era su extraordinario equilibrio. Probablemente esas peque帽as garras delanteras eran una parte m谩s importante de lo que pensamos en ese equilibrio que le permit铆a moverse a una velocidad muy superior a la de otros saurios predadores.

Si hablamos de su cabeza vemos cierta diferencia con la de otros dinosaurios de su clase. Ten铆a un cr谩neo de un metro y medio de largo, pesado y con una mand铆bula poderosa en forma de U (los otros saurios la ten铆an en forma de V). Por lo cual, necesitaba un equilibrio considerable para no venirse abajo. Su fuerte cola y la estructura corporal eran las encargadas de ello.

Y ese era su punto fuerte a煤n m谩s que su velocidad. Porque al tener unas largas patas traseras como base en lugar de c贸mo apoyo, reduc铆a sus pasos a una velocidad mucho m谩s corta. As铆 pues necesitaba m谩s una velocidad de movimiento corporal que no de velocidad punta.

El Tyranosaurus habit贸 principalmente por todo el occidente de Am茅rica del Norte y Canad谩. Ya que los bosques subtropicales y h煤medos eran sus lugares preferidos (Hablamos de una 茅poca en la que el clima era radicalmente distinto en el planeta)

Pero necesitaba grandes extensiones geogr谩ficas para poder alimentarse, y de esta manera se han encontrado restos en M茅xico y algunos puntos de Am茅rica del Sur.

En 1902, Barnum Brown explorador y paleont贸logo descubridor. Probablemente uno de los pioneros precursores del Periodismo Alternativo, en este caso de campo, encontr贸 cinco esqueletos parciales del Rex. Con suma delicadeza, los recolect贸, los detall贸 y numer贸. De tal manera que en 1941, el Museo de Historia Natural de Pensilvania hizo lo imposible para poder quedarse y exhibir el saurio.

No quedar谩 aqu铆 la cosa. Las pel铆culas, reportajes y series en las que los dinosaurios son los principales protagonistas han despertado en estos 煤ltimos a帽os una necesidad imperiosa por parte del p煤blico de conocer m谩s sobre estos antecesores planetarios. Y ello ha generado m谩s inversi贸n privada e impulsado un estudio mucho m谩s minucioso de el modo de vida de estos animales. De los cuales, el Tyranosaurus Rex era como su nombre bien indica, el rey de los reyes.

 

 

 


L

Un art铆culo de Universoianlints.com registrado en Creative Commons. Se exige citar fuente para reproducir total o parcialmente. Est谩 prohibido alterar el texto o utilizarlo comercialmente sin permiso del autor.
Licencia de Creative Commons
Tiranosaurio Rex. El malote de la pel铆cula by Universo Ian Lints is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.universoianlints.com/tiranosaurio-rex/.
Puede hallar permisos m谩s all谩 de los concedidos con esta licencia en https:/www.universoianlints.com